lunes, 12 de marzo de 2007

Falsos Caudillos : ¡A vuestra casa!

Nací en Zaragoza, por lo que ante todo, y primerísimo, soy aragonés.
Desde hace 3 años vivo en Madrid, por lo que soy madrileño.
Y sobre todo, soy español, ya que tanto Madrid, como Zaragoza, están dentro de España.

Me levanto en el metro, autobús, para ceder el asiento, a mayores, embarazadas, gente con niños, personas con muletas y todo el que lo necesite; al entrar en el autobús siempre saludo al conductor; saludo y me despido al entrar en un sitio; pido las cosas por favor y doy las gracias; si alguien me hace un favor se lo devuelvo con creces; si veo a alguien pidiendo por la calle comida le doy comida o dinero; si me dan cambio de más lo devuelvo; no tiro papeles al suelo; reciclo; intento consumir lo mínimo de agua y luz; si voy en coche me paro en los pasos de peatones aunque no haya semáforo para dejar pasar; no aparco en vadenes, pasos de peatones, ni aceras; intento ponerme en el lugar de los demás, y reconocer sus problemas; creo en la igualdad de oportunidades para quien se las merezca, y primo lo público ante lo privado.
Me considero, una persona DECENTE y ESPAÑOLA.


¿Quién son estos energúmenos, para apropiarse de los símbolos, que nos corresponden a TODOS los españoles, y mucho menos, para juzgarnos, por no apoyarlos en sus despropósitos?

Yo no voté al Presidente, pero si lo hizo la mayoría de españoles (13 millones) y en la manifestación del sábado, no había 13 millones de personas. Me parece un insulto para estos 13 millones de personas, por deslegitimizar al gobierno que se elegió democráticamente. Claro, que esta derecha “becerril y ultramontana” no le queda claro, que en la democracia es el pueblo quien elige a sus representantes.
Pero claro, son hijos de golPPistas, dictadores, désPPotas, prefieren seguir mandando ellos, aunque se escuden en un término que no comprenden, como es el de democracia.


Además que no hay más que ver las fotografías para saber a qué gente representa el PP: burros que no saben que el tío Paco lleva 30 años muerto; ultracatólicos que hace tiempo que olvidaron las enseñanzas de cristo y se rindieron a las enseñanzas del dinero; empresarios, familiares, especuladores, políticos, y gente bien aferrada al sillón, con demasiado dinero que gastar, y que les importa una mierda la gente que no está como ellos PPodrida de dinero.
Sus argumentos del terrorismo ya cansan. No los verás en la próxima manifestación del día 24 de marzo pidiendo el freno de los precios de los pisos.
No verás a las arPPías enfundadas en pieles, laca y gafas enormes de marca, clamar por que suban los sueldos, que son de vergüenza. No verás el Señor No (alias Rajoy) y demás cabestros encabezar una pancarta que ponga “Por una sanidad y una educación laica y pública”

A ver si se enteran estos golPPistas, que De Juana NOS LA SUDA, y que ni nos olvidamos de lo que pasó con el 11M ni de los problemas que de verdad afectan a la gran mayoría de españoles.

Ni somos borregos
Ni vais a conseguir un nuevo 18 de julio de 1936

MANIPPULADORES

1 comentario:

Luca dijo...

Estoy de acuerdo en casi todo. Por un lado está claro cual es el origen de estos golPPistas. Esta gentecilla se pone a la vanguardia de la lucha antiterrorista y luego son incapaces de, por lo menos, condenar el franquismo y todos sus crimenes (que fueron incluso más que los de ETA, que ya hay que ser).

La verdad es que por un lado es cierto que estos utilizan emblemas nacionales con fines partidistas pero por otro lado yo, que me considero republicano, NO me siento identificado con ese emblema nacional sino con la tricolor de la II República.

La actual bandera e himno nacionales no los instauró Franco como muchos creen sino Carlos III en su afán centralizador que tubo como buen despota ilustrado. Aún así, tanto el regreso de la monarquia con Juan Carlos I así como la bandera "rojigualda" y el himno real fueron reinstaurados por el dictador sin que le fuera consultado al pueblo.

Para colmo el famoso y tan idolatrado Referendum que dio lugar a la Constitución actual solo permitía elegir entre Monarquia con Leyes Fundamentales franquistas o Monarquía constitucional. Evidentemente se prefirió el mal menor pero en definitiva solo fue "Monarquia Sí o Sí".

Por estas y otras razones yo no considero a esas banderas como mias ni me siento representado por ellas, es más, me alegro de que el PP haga un uso partidista de ellas pues así la gente sabrá identificar esos símbolos con ellos, sus políticas y sus orígenes.